Los coches conectados

Los coches conectados son una realidad que está entre nosotros desde los primeros años de este siglo, cuando el gobierno de EE.UU liberó el sistema GPS para uso civil y diferentes empresas empezaron a desarrollar tecnologías y sistemas para controlar y conocer el uso de los vehículos, ya fuera con fines comerciales o de seguridad.

Pero antes que nada, conozcamos qué es un coche conectado.

Según la Wikipedia un coche conectado es:

“Un vehículo (principalmente un automóvil o automóvil de turismo) que está equipado con acceso a internet y, generalmente también, a una red de área local inalámbrica o por satélite. Esto permite que el coche comparta el acceso a internet con otros dispositivos, tanto dentro como fuera del vehículo.”

Según la definición de Wikipedia los coches conectados son un dispositivo con acceso a Internet que interactúan con otros dispositivos. Si esto es así, todas estas interacciones podrían ser medidas y analizadas. ¿Pero que podría ser medido en los coches?

OBD (On Board Diagnostics)

Según la Directiva 98/69EG, los automóviles a gasolina del año 2000 en adelante, los diésel de 2003 en adelante, y los camiones de 2005 en adelante tienen que estar provistos de un ordenador a bordo con la finalidad de controlar los límites máximos de emisiones. Este tipo de dispositivos han evolucionado y se han ido conectando con otros dispositivos, los cuales son capaces de controlar y almacenar información de los diferentes sensores con los que cuenta un vehículo, que pueden ir desde la temperatura del motor, pasando por la presión de las ruedas, la velocidad a la que va el vehículo o el tipo de conducción que realiza el conductor.

Cuanto más moderno y lujoso sea el vehículo, mayor será el número de sensores capaces de generar datos susceptibles de ser analizados.

Vehículos autónomos

Llevamos escuchando hablar de los coches autónomos desde hace algunos años y cada día esta más cerca de hacerse realidad. Grandes corporaciones como Google y Tesla invierten millones de euros en desarrollar toda la tecnología de hardware y software necesaria para conseguir vehículos capaces de circular sin conductor. Todo esto solo será posible gracias a la utilización de miles de sensores conectados en tiempo real a ordenadores, transmitiendo, recibiendo y analizando una gran cantidad de datos que hacen posible conocer, analizar, medir y tomar las acciones necesarias en cada momento.

Waze, Google Maps, Mapas, DriveSmart, …

Seguramente muchos conductores pensarán que sus coches no son de alta gama y mucho menos coches autónomos que cuente con la tecnología necesaria para  transmitir todos los datos anteriormente comentados. Inconscientemente (y en muchos casos conscientemente) se comparte información de los hábitos de conducción (velocidad, trayectos, forma de frenado, entre muchos otros) a través de aplicaciones instaladas en los dispositivos móviles que, dado que ofrecen un sistema de navegación con información de tráfico en tiempo real, son capaces de almacenar información de los hábitos de conducción y desplazamiento que ni los mismos usuarios conocen.

Solo en EE.UU se calcula que este tipo de aplicaciones cuenta con más de 232 millones de usuarios mensuales (fuente: Verto Analytics – 2018) 

La tecnología a nuestro servicio

Actualmente, en mayor o menor medida, la mayoría de los coches que circulan se encuentran conectados, ya sea a través de sistemas de comunicación de serie en el vehículo, accesorios añadidos o aplicaciones móviles como Waze. Esto ya genera una cantidad ingente de datos que, si la sumamos a las que puede aportar el ordenador de a bordo y los diferentes sensores, nos proporciona información que, tratada de forma adecuada, podría ser utilizada para prevenir accidentes, realizar mantenimientos preventivos, conducir de forma más ecológica, entre muchos otros beneficios que irán surgiendo.

Sin duda, la tecnología necesaria para recolectar, almacenar y analizar todos los datos recopilados en los coches ya existe, pero aún no está al alcance de los usuarios una plataforma capaz de mostrar toda la información analizada para poderle sacar el máximo partido.

Como usuario de un coche, ¿te gustaría poder conocer toda esta información?¿cómo te imaginas revisando estos datos?

Evolución de los vehículos conectados

La tecnología de los vehículos conectados ha estado evolucionando a lo largo de todos estos años y sin duda lo seguirá haciendo de forma vertiginosa a medida que éstos sean más demandados.

Uno de los mayores problemas que se les presentará a los compradores será mantenerse al día con la evolución de estos vehículos. La solución ante este problema la encontramos en Bipi que jugará un papel fundamental para satisfacer las demandas de los usuarios y así permitirles a estos poder contar en todo momento con los modelos de vehículos más punteros del mercado.

¿Aún no te has suscrito? Haz clic aquí